Bitácora del camino: 4) De El Tormillo a Berbegal

Hoy no hay imágenes que mostrar, hoy sólo hay espacios vacíos. Como el vacío que hay en la portada de la iglesia vieja de El Salvador de El Tormillo, cuyos elementos, en 1893, fueron arrancados de su emplazamiento, cargados después en mulos -según me cuenta un vecino- y trasladados hasta Lérida para colocarlos en la portada de la iglesia de San Martín. No hay documentación que justifique el acto, sólo el apunte de “una respetable limosna” en una carta pastoral(¹). La última andada que hemos realizado ha partido, precisamente de ahí, de ese espacio vacío.

Sigue leyendo

Anuncios