Y entonces el gran trémulo que su furor quebranta

contra las mudas rocas que intentan atajar sus cóleras siniestras, retuércese y se espanta,

porque se explica cómo

puede en su azul y gigantesco lomo

una mísera nube su silueta arrastrar.

Extracto de: Gotas de ajenjo, de Julio Flórez

Licencia: CreativeCommons

4 comentarios sobre “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .