Bitácora de bolsillo: 6

… de elecciones y re-elecciones …

Parece que después de meses de, sin mucho afán ni disimulo, marear la perdiz, de representar un entremés sin ninguna gracia durante el tiempo que llevamos desde aquel 28 de abril en el que, cumpliendo con nuestro deber ciudadano, ejercimos de presidentes o vocales en las mesas electorales y por supuesto también ejercimos nuestro derecho al voto, nos obligan a volver a votar el 10 de Noviembre porque no hemos facilitado, con nuestros sufragios, una mayoría que posibilite el gobierno de España.

Resultaría un entremés con cierta gracia si no fuera porque los actores principales, los líderes de los partidos mas votados, son patéticos, malos hasta hartarse, y lo que es peor, se creen con superioridad moral para insultarnos y menospreciar nuestro criterio y buen juicio sobre esta patraña que llevan representando en los medios desde entonces.

El protagonista principal, Pedro Sánchez, dijo aquella noche de ¿triunfo?, no sin cierta mueca de escepticismo, tras las elecciones en primavera que “Creo que ha quedado bastante claro, ¿no?”, refiriéndose a las consignas -en contra de un posible pacto con Ciudadanos– que una representación de las bases de su partido –PSOE-, y cientos de simpatizantes del mismo, coreaban frente a la sede de la calle Ferraz en Madrid, también declaró: “Nosotros no vamos a ser como ellos, no vamos a poner cordones sanitarios.”

Sin embargo no ha sido capaz de conseguir un acuerdo con su socio, ideológicamente, quizá más claro, Unidas Podemospor razones quizá políticas, quizá por las directrices que llegaban desde el poder económico, quizá simplemente por un choque de egos con su secretario general Pablo Iglesias.

Después de un verano casi casi vacacional para sus señorías, nos vuelven a convocar al voto a los ciudadanos a ver si esta vez somos capaces de hacerlo correctamente, de acertar la combinación de escaños correcta, a lo que se ve, porque la culpa de la falta de acuerdo de gobierno quizá no se sepa con claridad de quien es, pero parece que nuestros líderes políticos tienen claro que no es de ninguno de ellos.

Mientras tanto el mundo, aunque nuestras señorías no se lo crean, sigue girando, y hay asuntos sociales, laborales, económicos, presupuestarios, incluso políticos, que es preciso atender. Pero están ahí fuera señores, en la calle, más allá de sus luchas y compadreos por -y con- el poder, lejos de esos, su insignes ombligos, que no paran de mirar.

Sr. Sánchez Castejón, Sr. Casado Blanco, Sr. Rivera Díaz, no les voy a decir cual fue mi voto el 28 de Abril, pero si les puedo decir a quienes ni voté entonces ni votaré el 10 de Noviembre.

2 comentarios sobre “Bitácora de bolsillo: 6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.